siguenos en:
por una educación mejor

TUS EMOCIONES NO LAS PUEDES TAPAR

Vivir con EmocionesComo cada minuto de nuestra vida estamos sintiendo emociones, más nos vale destaparlas y averiguar qué mensajes nos traen. Pretender ocultarlas o hacer ver que no sentimos lo que sentimos es lo que nos convierte en personas incoherentes con nosotros mismos.

Estamos en incoherencia cuando pensamos una cosa, sentimos otra y actuamos otra diferente. Por ejemplo: Siento que no me quiero casar (mi orgullo me dice que puedo cambiar mi decisión), pero pienso en lo que dirá la familia, que ahora es demasiado tarde (entro en miedo por el qué dirán, por las posibles críticas..), al final me caso porque se supone que es lo que debo hacer (me instalo en una tristeza conformista y resignada). Conclusión: no soy feliz porque me he dejado arrastrar por unas emociones que no eran coherentes con lo que realmente sentía que quería hacer.

Nada mejor por tanto que interactuar con las emociones conociendo sus aspectos más benéficos y sus aspectos más oscuros.

Aquí os propongo un revelador diccionario de las emociones:

 

– MIEDO: Es la emoción que te cierra cuando existe una posible amenaza de que algo o alguien puede invadirte o alterar tu bienestar. Existe para garantizar tu SEGURIDAD. Por ello es la emoción que pone límites y dice NO. Para sacar el máximo provecho de ella debes estar en contacto con el respeto por ti y por los demás. Si un compañero te interrumpe y no te deja hablar, está amenazando que tu discurso pueda llegar a buen puerto. Ponle límites.

Cuando existe una amenaza, el daño aún no ha ocurrido. Es la oportunidad de cerrarte para que el mal no te penetre.

> Si desconectas el miedo, no ves las amenazas, los demás te invaden y te acabas quejando.

> Si inflas el miedo, verás amenazas por todos lados y te cerrarás a las oportunidades beneficiosas para ti.

 

– TRISTEZA. Es la emoción que te hace pensar cuando hay algún problema o conflicto que resolver. Cualquier pérdida entra en este ámbito. Existe para nuestro DESARROLLO porque nos permite aprender de los errores, mejorar y evolucionar. Es la emoción que acepta las pérdidas, se hace responsable de ellas y piensa, reflexiona y analiza para encontrar soluciones que te hagan sentir mejor. Si pierdes los datos del móvil, un avión, salud o una expectativa, párate, toma conciencia y piensa qué hacer. Nunca reacciones con rabia que desgastará gran cantidad de energía.

> Si desconectas la tristeza, no te responsabilizas de tus problemas. Esperas que alguien los resuelva o culpas a otro de un conflicto tuyo. Pero el problema seguirá estando en tu vida. No resuelves.

> Si inflas la tristeza, verás y anticiparás pérdidas preocupándote y pensando en resolver algo que posiblemente nunca llegue a ocurrir.

 

– RABIA. Es la emoción que te pone en acción y te hace reaccionar cuando detectas una mentira, abuso, traición, engaño o manipulación. Existe para hacer JUSTICIA en tu vida. La reacción que propone esta emoción está lejos del insulto, la agresividad o la violencia. Propone decir: ASÍ NO y ASÍ SÍ con firmeza tranquila. Si tu amigo te miente, o tu jefe te manipula, no te puedes callar, has de hacer algo. Decir lo que no te gusta e indicar lo que sí estás dispuesto a aceptar.

> Si desconectas la rabia, pierdes energía y vitalidad. Tragarás abusos y manipulaciones sintiéndote culpable.

> Si inflas la rabia, verás injusticias por doquier, buscarás culpables y serás resentido. Actuarás sin pensar.

 

– ORGULLO. Es la emoción que te conecta con tu SER interior para admirar las grandezas propias y ajenas. Su finalidad es el RECONOCIMIENTO de tu estatus personal. Conectar con tu orgullo es acceder a la creatividad, a la imaginación, a la invención y al crecimiento personal. Es la apuesta por la valía del otro y la tuya propia. Si alguien hace algo mejor que tú acércate y felicítale por sus aciertos. Si tú superas algo que antes no te atrevías a hacer, siente orgullo y admiración por ti.

> Si desconectas el orgullo, sentirás envidia, no serás capaz de crear y tu brillo personal desaparecerá.

> Si inflas el orgullo, serás un prepotente, te creerás superior a los demás. Querrás imponer tu autoridad acercándote a la soberbia.

 

– AMOR. Es la emoción que permite crear y crearse un espacio seguro donde no sea necesario fingir ni disimular ser quien no eres. Requiere contrapartida, pues no vale que uno de y entregue y el otro lo celebre con alegría. Existe para crear tu sistema de PERTENENCIA, formado por personas afines que tú elijas. Cariño, apoyo, solidaridad, generosidad, gratitud, motivación. Si alguien hace algo por ti, debes reconocer su entrega y esfuerzo valorándolos, y dar tú algo a cambio.

> Si desconectas el amor serás un interesado y oportunista. Frío y desalmado.

> Si inflas el amor, te entregarás a los peores y a quienes no merecen la pena. Te sentirás desilusionado y decepcionado.

 

– ALEGRÍA. Es la emoción que nos permite fluir en libertad quitándonos pesos muertos de encima. Te acerca a la verdad que es lo que te libera y te abre a los cambios, a lo desconocido, a lo nuevo para que te beneficies de las oportunidades. Su finalidad es la plenitud y nos acerca al para qué de nuestra existencia al conectarnos con nuestra parte más espiritual. Vive, fluye, disfruta, relájate y ábrete a los regalos que vida te ofrece.

> Si desconectas la alegría, serás pesimista, negativo. Estarás amargado y querrás amargar a los demás. > Si inflas la alegría, serás interesado y oportunista. Impaciente y caprichoso que busca ser complacido de inmediato. Ahora sabes lo que las emociones pueden hacer por ti. Gestiónalas para favorecer y hacer crecer tu vida. No desestimes su poder, ni la energía que movilizan. Acércate a ellas sin miedo, porque si sabes utilizarlas, tu éxito será inevitable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Blue Captcha Image Refrescar

*