siguenos en:
por una educación mejor

TALLERES

 

"Creciendo, para ayudar a crecer"

Esta frase recoge el espíritu de nuestros talleres. Realmente padres y profesores queremos y podemos ser unos acompañantes más felices para nuestros hijos y alumnos. Para ello hay que dejar atrás miedos y lastres que son nuestra primera dificultad. Conseguir para nuestra vida este espacio de confianza es toda una tarea valiosa y necesaria.

Los Talleres son una oportunidad para ello, tratando diferentes temas en cada caso: conocimiento de nuestras emociones, desarrollo de nuestra faceta creativa, conocer la infancia y la adolescencia, conocer igualmente nuestra parte de la personalidad más oculta o cualquier otro tema que nos lleve a un conocimiento más profundo de nosotros mismos y de más pequeños a los que nos toca educar.

Creciendo, Para ayudar a crecer

La propuesta es siempre aprender haciendo. Si hablamos de la capacidad universal del hombre de desarrollar su potencial creativo, nuestros talleres son una oportunidad para entrar en contacto con esa expresión que se muestra a través de las artes plásticas, el teatro, el movimiento o la voz.

 

Dibujo

Dibujando

Es importante sentirnos acompañado en estos trabajos, por eso las actividades son encaminadas a ese encuentro con el otro. Al fin de al cabo las dificultades que nos encontramos en el camino son muy parecidas y nos ayuda verlas en las personas que tenemos enfrente , compartiendo soluciones o enfoques nuevos.

Todos tenemos un enorme bagaje de aprendizajes heredados y aprendidos que forman parte de nuestro “inconsciente”, ya que no tenemos conocimiento de su existencia, aunque actuemos condicionados casi siempre por ellos. Cuando nos aportan conductas positivas, que nos revalorizan y sin apenas esfuerzo conseguimos ciertos objetivos, esos aprendizajes representan nuestras “habilidades intrínsecas”, nuestro regalo vital.

Sin embargo, cuando estos aprendizajes nos suponen miedos, inseguridades e incapacidades para afrontar ciertos retos cotidianos, nos sentimos muy frustrados e invalidados ante la vida. A este conjunto de incapacidades personales heredadas, Jung le llamó la “SOMBRA”, que se encuentra profundamente guardada en nuestro inconsciente y se muestra en nuestro quehacer diario, a través del “subconsciente” en forma
de “automatismos de supervivencia” con conductas de huida o de defensa.

ReunidosTambién tenemos una parte de sombra heredada que está claramente relacionada con las nuevas informaciones biológicas que la ciencia ha denominado “Epigenética” y que intenta explicar la herencia no genética de ciertos aprendizajes ancestrales que condicionan constantemente nuestro actuar y sentir.

El gran potencial de nuestro cambio está en el poder emocional al que podemos llegar a través de las “resonancias grupales”, sean como sean. Nos proporcionan una fuerza inalcanzable individualmente para comprender y 
transcender nuestras sombras particulares.

Todo un camino precioso y valioso para reconocer y recordar lo que somos. Todo un camino para ser conscientes de lo importante que es nuestra salud emocional y vital; para evitar que nuestros alumnos e hijos pasen por dolorosos y desconectados caminos que nosotros hemos aprendido igualmente a evitar.